miércoles, 15 de abril de 2015

LA UNIFICACIÓN, ETAPA FINAL DEL ARREGLO




Se entiende por unificación de que los dos son uno, ¿y cómo? ¿Cómo es posible que 2 sean 1? Podría decirse que "espiritualmente" los dos son uno cuando tienen características similares. 

Y claro que son como uno, porque si yo amo a ella y ella es igual a mi es como si yo me amara a mi mismo siendo uno. Como si dos espejos se enfrentaran y crearan un único concepto, una única imagen formando al infinito egocentrismo, como lo dije en el punto 5 de este análisis.

La unificación yo la entiendo como unión. La unión no significa uno, sino "unidos", porque se habla de dos independientes juntos. Según teorías de la física y la química, existen dos tipos de cargas: negativa y positiva. Por ley, la negativa atrae fuerzas, y la positiva envía fuerzas. 

Es decir que una carga negativa atrae a otra positiva. Pero al ser iguales las dos se repelen, se separan, ya que la negativa atrae a la positiva y no puede atraer a otra de la misma carga, es decir que si son diferentes se atraen.

A que llega todo esto, si dijimos que para amar al otro no debemos amarnos a nosotros mismos, entonces debemos amar a alguien diferente. Si nosotros amamos a alguien que es igual a nosotros, entonces nos estamos amando a nosotros, creando una especie de ¿separación? ¿O unión? Es que si hay una unificación, una fuerza entre los dos, pero en quien incide indirectamente es en nosotros mismos, al amar a alguien igual ese afecto rebota hacia nosotros por más que no nos demos cuenta.

 Al amarme a mi mismo no amo a los demás, no amo ni a mi propia novia (si es que es mi novia). Entonces no son novios, solo son un par de personas que sentimentalmente están unidas, y ya hablamos de los malos efectos del sentimiento humano. En este mundo hay que pensar hasta para amar.