jueves, 25 de junio de 2015

EL PROFUNDO AMOR ENTRE HERMANOS



Para que haya buena relación entre los hermanos, es necesario que cada uno ocupe el lugar que le corresponde. En el lugar correcto, uno se siente seguro, ubicado y con buen nivel energético. En posiciones superiores, la persona tiene fantasías de grandeza y en posiciones debilitadoras, como por ejemplo reemplazando excluidos, la persona no se valora a sí misma y se excluye.
         Visualiza a tu hermano/a y dile: “Querido hermano/a, gracias por todo lo que he aprendido contigo, lo tomo y hago algo bueno con ello. Te tomo como a mi hermano nº x  y tú puedes tomarme como a tu hermano/a nº x. A cambio de tu respeto, te doy mi cariño (si tu eres mayor que él/ella), a cambio de tu cariño, te doy mi respeto (si tú eres menor que el/ella). Respeto tu destino tal y como es y lo dejo contigo. Yo tomo mi destino.”.
         Respetar = significa = asiento a él/ ella tal y como es, y asiento a sus fidelidades sistémicas tal y como son.
       El lugar que uno ocupa con respecto a sus hermanos, en cuanto al orden de nacimiento, es un factor muy importante para descifrar nuestro árbol genealógico y para entender como se transmiten las luces y las sombras que heredamos de nuestros ancestros. Es decir, las posiciones filiales pueden considerarse como “roles” que uno hereda y que ha tenido que ocupar en la familia y que igualmente, reproduce en otras relaciones de su vida. También, el número de hermano que uno hace, es una pieza clave para entender la posición que tiende uno a ocupar en su vida. Estos roles pueden acentuarse o hacerse más rígidos y pronunciados si se repiten en varias generaciones anteriores. Por ejemplo: hijo, padre y abuelo ocupan el primer lugar de hermano mayor. A pesar de todo, estas tendencias podrán ir modificándose a lo largo de la vida.

         El orden de nacimiento y el sexo de los hermanos, nos ayuda a entender por qué unos hijos cargan más que otros con determinados asuntos pendientes. Los “espacios en blanco”, historias, funciones y fechas de nacimiento en cada generación se distribuyen según sea el número de hermano que hacemos. Tanto es así, que es probable que el  número de hijos y el sexo de éstos, está condicionado por la historia psico-genealógica que se hereda. De la misma manera que los hijos con serias alteraciones, como autistas o con síndrome de Down, cargan con un mensaje espiritual especial.
         Estamos inclinados a tener “lazos invisibles” con las personas que ocupan nuestro mismo lugar filial, sobre todo si son padres, abuelos o bisabuelos.
  • El Hermano/a Mayor:

    • La primogenitura es un lugar que implica fuertes exigencias. Parece tener “mayor sensibilidad” a la herencia de las sombras del linaje paterno.
    • Suele ser quien suplanta a los padres, en caso de fallecimiento de éstos, aunque no siempre tiene que ser así. Pero cuando así sucede, suelen paralizar su vida amorosa y convertirse en padre/madre de sus hermanos, con el consiguiente desorden y conflictos de relación.

    • En general, las hijas mayores son grandes cuidadoras y tienden a asumir muchas responsabilidades. Pueden ocupar el lugar de la madre de su propia madre, es decir, de la abuela materna,  especialmente si la madre careció a su vez de madre.
    • Habrá que tener en cuenta, el número de hermanos menores que nacen a continuación y el sexo de éstos. Ya que cuantos más hermanos sean, la responsabilidad tenderá a acentuarse.

    • La excepción se da cuando el hermano segundo llega muchos años después, y entonces, el hermano mayor será mayor y tendrá rasgos de hijo único. Y cuanta más distancia, el rasgo de hijo único más se acentuará.

  • Hermano mayor de hermanos (varones):

    • Es una posición donde habrá una fuerte identificación con los valores masculinos.
    • Será muy sensible a los problemas del linaje paterno y a las historias de los hermanos mayores del árbol.

    • Le gustará ser líder y no tendrá problemas para asumir responsabilidades. Tendrá una autoridad natural. Se preocupa por el futuro de su grupo. Entrará en conflicto con personas que ocupen posiciones de autoridad. Tiende a ser auto-crítico.
    •  Con las mujeres es sensible y tímido, pero le encanta que la mujer muestre interés por él.

    • Como padre se preocupa y actúa de manera responsable, aunque a veces, la familia le considere demasiado estricto y distante.
    • Entenderá a su hijo mayor y mantendrá una actitud de “custodia” con sus hijas.


  • Hermana mayor de hermanas (mujeres) :
    • Será una figura matriarcal, que puede tener dificultades para entenderse con el otro sexo. Dependerá del número de hermanas que tenga.

    • Son cuidadoras y responsables. Tienden a preocuparse por los demás, en ocasiones, en exceso. Son sacrificadas, llegando a veces a olvidarse de sus propios deseos.
    • Puede convertirse en la “preferida” de papá, sobre todo, si la relación entre los padres es frustrante.

    • Suele asumir la responsabilidad de tener al resto de los hermanos a su cargo.
    • Tiende a sobre-exigirse y suele ser estricta y rígida.

    • Da a los hombres la impresión de ser difícil de conquistar.
    • La encanta que dependan de ella y de sus consejos.

    • Sus hijos suelen importarla más que su marido, a los que dirigirá toda su atención y cuidado.

  • Hermano menor de hermanos (varones):

    • Si es segundo hijo, y nació al poco tiempo de su hermano, puede desarrollar un espíritu muy competitivo o puede incrementarse la polarización con las cualidades de su hermano mayor. Ejemplo: si el hermano mayor está inclinado hacia el padre, el hermano segundo se inclinará hacia la madre y su árbol.
    • Si uno de sus padres es hermano segundo, habrá una identificación visible o invisible. También habrá que considerar a los tíos y abuelos que guarden el mismo orden filial.

    • Tenderá a buscar el apoyo de otras personas, especialmente de los hombres. Busca amigos protectores, y es muy sensible a que los amigos le aprecien, lo respeten y lo entiendan. No tiene problemas en ser subordinado, aunque no siempre cumplirá las órdenes.
    • Puede ser trasgresor y rebelde. Le gusta desafiar a oponentes más fuertes. Suele arriesgar más en la vida. Parecerá impulsivo y obstinado.

    • Su principal interés es la calidad de vida, la alegría y las sensaciones del presente, más que la colección de bienes materiales. No le suele importar las deudas, es generoso, de forma impulsiva. Suele ser optimista. No le gusta sentirse atado a algo en particular
    • Es suave y permisivo con las mujeres, y juega el papel de aventurero.



  • Hermana menor de hermanas (mujeres):

    • Si la familia o los padres otorgan demasiado poder a la hermana mayor, ella sentirá rivalidad de ésta, especialmente si es la segunda en nacer.
    • Si la madre o la abuela son hermanas segundas o menores, se acentuará la identificación con ellas, bajo un “pacto secreto”.

    • La gusta el reconocimiento y valoración de los demás, especialmente de las mujeres o jefas.
    • La gusta la guía de un hombre o mujer que la transmitan seguridad.

    • Necesita sentir que es respetada y escuchada.

  • Hermano mayor de hermanas (mujeres) :

    • Sabe cuidar de las mujeres, suele ser atento y comprensivo. Sabe cuidar de las mujeres, las aprecia, entiende el « mundo femenino » más que otros hombres. Estas características se acentuarán, si el padre tiene la misma posición filial.
    • Trabaja bien con otras mujeres.

    • Sabe ser líder y no rechaza el liderazgo cuando se lo ofrecen, aunque no lo busque.

  • Hermana mayor de hermanos (varones) :
    • El hombre se sentirá confortable en su compañía. Ella suele saber como manejarse en el « mundo masculino ».

    • Suele tener una fuerte conexión con el padre.
    • Sabe cuidar de los hombres, especialmente si son menores.

    • Con los hermanos mayores suele tener roces o conflictos de poder.
    • Es independiente y fuerte.

    • En su trabajo prefiere dirigir, no se sobreexige, pero tampoco deja cosas de lado o sin hacer. No compite con los hombres, más bien actua de mediadora en conflictos.
    • Elige a los amigos por su talentos o ideas, no por sus posesiones económicas.

    • Tiende a olvidarse de sí misma, ya que está demasiado atenta a las necesidades de los demás.

  • Hermano menor de hermanas (mujeres):
    • Parece lejos del padre y de la autoridad, aunque le necesita.

    • Se manifestará como muy femenino o todo lo contrario, como un hombre duro.
    • Despierta en las mujeres el deseo de cuidarlo. Su posición le ha permitido “dejarse cuidar”. Por tanto, es poco competitivo, ya que sus hermanas lo protegían.

    • Suele ser para sus padres, más importante que sus hermanas y usa esta ventaja a su favor.
    • Se centra en satisfacer sus intereses.

    • Lo que necesita de una mujer es que sea cálida, maternal, que deje pasar sus errores, que lo cuide y lo apoye.

  • Hermana menor de hermanos (varones):
    • Atrae a los hombres. Por lo general, suele ser: femenina, sensible y con tacto.

    • No suele ser ambiciosa, pero puede serlo por un hombre.
    • Acostumbrada a que sus hermanos la cuiden y no sufran necesidades.

    • Encontrar al hombre de su vida es su verdadero valor.
    • Suele encajar con un hermano mayor de hermanas.

    • Sabe lo que quiere como mujer, y puede adaptarse en todo lo demás.

  • Hijos Únicos:
    • Pueden ser producto de los conflictos entre hermanos de anteriores generaciones, así se cumple con el deseo de “estar sólo”, o ser producto de polarizar una procreación caótica, con excesivos hijos.

    • Con un hijo único, el árbol corre peligro de extinguirse.
    • Sostiene en soledad la herencia transgeneracional de sus padres. Por tanto, suelen llevar mucha carga.


  • Mujer : (Hija Única)

    • Hay que contemplar el linaje materno y las figuras femeninas de su árbol.
    • Depende más que otras mujeres del cuidado y atención de personas mayores.

    • Quiere que en sus relaciones se comporten con ellas como sus padres.
    • Le gusta llamar la atención.

    • La gusta ser la “preferida”.
    • Suele ser aplicada y comprometerse con lo que hace.

    • Sienten que sus padres la deben de dar toda la ayuda posible, incluso cuando ya son adultas. Sienten que ellos deben cuidarla y protegerla también en el matrimonio, y que deben facilitar su camino a lo largo de toda su vida.
    • Los conflictos entre los padres y los abandonos de éstos, le afectan más que a otras personas.

    • Lo material es menos importante para ella, en comparación con la necesidad de contar con un modelo inquebrantable (materno o paterno).
    • En algunos casos, si ha tenido experiencias traumáticas en su infancia puede dejar de lado su actitud infantil y egocéntrica y ser mayor antes de tiempo.

    • Suele poner a prueba la capacidad paternal de su pareja, antes de comprometerse con él. Un hombre que se case con una hija única debe tener muy en cuenta a la madre de ella (y su posición filial), ya que la madre, por lo general, viene como “parte del paquete”.
    • Suele estar muy unida a su madre.

    • A su vez, como madres, son muy atentas.

  • Varón: (Hijo Único)
    • Hay que mirar el linaje paterno y los lugares que ocupan su padre o abuelo con respecto a sus hermanos.

    • Un padre que sea hermano mayor de hermanos, sabrá llevarlo bien. En cambio, con un padre que sea hijo menor, puede haber problemas.
    • Como recibe mayor atención que otros niños con hermanos, tiende a tener mayor madurez intelectual y expresión de sus capacidades que otros.

    • Está más acostumbrado, que otras personas, a tratar con mayores. Aún como adulto elegirá estar bajo la mirada de mayores, personas de autoridad y poder, y querrá ser su orgullo y alegría.
    • Desea ser amado, apoyado y ayudado más que otros.

    • Si las personas de su entorno apoya sus capacidades, puede llegar muy alto en lo que se proponga.
    • Puede asumir roles de liderazgo.

    • Su mayor tesoro son sus padres. Toma todo lo de ellos como garantía.
    • Escoge a una mujer que le quiera y respete tal y como es.

    • Renuncia a la paternidad más fácilmente que otros y, si tiene un hijo, preferirá que sea varón.
    • Un hijo único se identificará con otro hijo único o con hermanos mayores.

  • Tener Hijo Único puede significar fidelidad a un sufrimiento en la historia familiar:

    • Adopciones no resueltas
    • Hijos abandonados
    • Hijos de madre soltera

  • Gemelos y Mellizos:
    • Pueden polarizarse y uno representar el árbol del padre y el otro, el de la madre. La dinámica de todo esto, también estará condicionada por el respeto que cada uno de los padres sienta hacia los ancestros de la familia de su pareja. Las divisiones, pueden dividir las familias.

    • Son dos personas especialmente unidas y están vinculadas de manera especial. Pueden incluso tener experiencias sincrónicas.
    • Suelen ser muy intuitivos.

    • A diferencia de otros hermanos con diferentes edades, los mellizos que viven juntos desde que nacen, suelen compartir más experiencias que el resto de los hermanos. La mayor parte del tiempo la pasan juntos.
    • La familia suele “forzar” a uno de ellos a jugar el rol de mayor. Son dos y eso ayuda a asociarse ante las dificultades. Enfrentan la vida como un par, especialmente si se parecen. Les cuesta imaginar la vida sin el otro.

    • Si son varón y mujer, los roles se establecerán en función de los padres. Ejemplo: Si el padre es el mayor y la madre la menor de sus hermanos, el varón será el mayor y la niña, la menor, aunque el orden de llegada al mundo haya sido el inverso.
    • En estos casos, el mayor no es el que nace primero sino el que primero fue concebido.


  • Por regla general, cuando hay orden, el hermano mayor tiene que dar más a sus hermanos pequeños porque ha tomado más también. Es decir, el mayor tiene que dar al posterior. Quien estuvo primero tiene que dar a los siguientes. Así, el hijo mayor da más y el hijo menor toma más. A cambio del respeto de los hermanos menores hacia el hermano mayor, éste les de su cariño.

    * LA PERTENENCIA AL SISTEMA FAMILIAR

         Todos los hermanos/as, tienen el mismo derecho de pertenencia al Sistema Familiar. Cuando se niega la existencia de hermanos anteriores o posteriores por ser hijos ilegítimos (fuera del matrimonio), tratarse de hijos/as que se tuvieron con primeros novios o haber sido abortos (naturales o provocados), otro hermano del sistema los representará llevando sentimientos de exclusión, soledad, abandono, no ser visto, no ser reconocido, aislamiento, rabia, tristeza e impotencia. Es decir, la Conciencia Colectiva Familiar les concede a todos los miembros de la familia el mismo derecho de pertenencia.
         Cuando todos los miembros de un sistema son reconocidos como parte importante del mismo, se gana seguridad, valentía y fuerza. Si no es así, nos sentiremos incompletos, con vacío emocional e incluso físico, representando a los excluidos con síntomas o enfermedades.
         No es necesario conocer a la persona excluida del sistema para llevar su soledad. Muchas veces no tenemos siquiera conocimiento de su existencia.
         Si un hombre dona su semen o una mujer dona sus óvulos para que otras parejas puedan tener hijos mediante inseminación artificial, los hijos que nazcan, se sentirán “abandonados” por sus padres biológicos y cuentan como hijos “abandonados”. Si no se ha hecho el duelo de las parejas anteriores, de sus padres u otras generaciones, llevarán sus sentimientos. Sólo si la inseminación artificial es con el semen y óvulo de la pareja, y piensan criar al hijo que nazca, no es un abandono.
         Normalmente, los vínculos del hijo será con el sistema familiar de sus padres biológicos, a no ser que reemplace a alguien del sistema familiar del padre o madre adoptivos y, entonces entre en el sistema de ellos, además del de sus padres biológicos.
         Los abortos provocados tienen un efecto muy profundo en el alma. Cuando es provocado en una relación de pareja o matrimonio, la relación se acaba y la responsabilidad es de ambos padres, excepto cuando el hombre quisiera tener el hijo y respaldara a la mujer para tenerle, en dicho caso la responsabilidad sería de al mujer. Sólo cuando la madre reconoce a su hijo abortado podrá descansar en paz. Pueden hacerle el duelo durante un año, el dolor honra al hijo y reconoce el sufrimiento que causa su muerte, y luego dejar marchar su alma para que descanse en paz. Y en memoria del hijo hacer algo bueno. Si no es así, los hijos posteriores se verán obligados a reemplazar al bebe muerto y desconfiarán de sus padres como personas “protectoras”.


  • Ejemplos de dinámicas de exclusión:
    • Cuando un hijo muere a una edad temprana, frecuentemente es olvidado o ya no se le cuenta entre los demás hermanos. Los duelos de seres queridos suelen evitar hacerse porque el dolor es muy profundo. Cuando no se hace el duelo de un hijo que murió a edad temprana, más tarde, otro hermano le representará para que no desaparezca sin más. Sin embargo, cuando los hermanos que murieron prematuramente reciben su lugar, se le da un nombre y es contado como un miembro más de la familia, aquellos que vivieron más tiempo, o que sobrevivieron, pueden tomar la vida con sensación de merecerla.

    • Los hijos ilegítimos (fuera del matrimonio), son representados por el resto de hijos, aunque no conozcan su existencia.

  • Los problemas en el  reparto de la herencia entre los hermanos, son como consecuencia de que los padres no ven, a los hijos excluidos de la herencia, como hijos. Ejemplo: el hermano considerado “el mayor”, que reemplaza a los dos hermanos anteriores que no llegaron a nacer como consecuencia de un aborto natural, no recibe herencia, porque al igual que sus hermanos, no es visto.
  • Sin embargo, la herencia es un regalo a disposición de los padres y es “inmerecida”. ¡No debe haber quejas si se recibe menos o nada!. Los obsequiados, sin embargo, por propia iniciativa tienen que darles a sus hermanos la parte proporcional que les corresponde. De esta manera, ¡hay paz en el sistema!.



* LA FIDELIDAD ENTRE HERMANOS

         Entre hermanos existe un amor y una unión muy profundos. Cuando no le va bien a uno de ellos, los demás lo imitan o se sienten culpables de que les vaya bien. Excepto cuando hay fidelidades “ocultas” que les conduce a una mala relación.
         Cuando un hermano sufre una enfermedad física o mental que le incapacita para llevar una vida normal, por regla general, el hermano que va detrás se siente culpable de estar bien y en su fantasía cree que “tengo la ventaja de estar bien, a costa de la discapacidad de mi hermano”. Esta creencia, le hace limitar su vida, por sentirse culpable.
         Sin embargo, los hermanos no deben tomar ni la culpa, ni las consecuencias, ni una enfermedad, ni un destino, ni una obligación o una injusticia sufrida de uno de sus hermanos. Ya que forma parte de su destino personal y está bajo su responsabilidad. También forma parte de su dignidad, y si él/ella toma su destino, le da fuerza.
         En muchas ocasiones, los conflictos de relación no resueltos entre dos miembros de un sistema familia o un miembro del sistema familiar y una persona ajena al mismo, se reproduce en la relación entre hermanos.
         Suele tratarse de dinámicas que a pesar de permanecer ocultas a la conciencia de los miembros del sistema, la energía de lo ocurrido, todavía permanece presente en la memoria colectiva del sistema familiar. Ejemplo: hijos adoptados son criados como hermanos de sangre, y cada uno le es fiel a su sistema familiar. El desorden lleva al enfrentamiento.
         Independientemente de cuáles son las implicaciones en las que una persona se halla acogida, este hecho no le dispensa de la responsabilidad de aquello que hace o hizo. Es decir, cada uno de nosotros lleva la culpa y paga las consecuencias de cualquier daño causado a otros, incluso si actuamos por estar implicados en fidelidades sistémicas. No hay personas mejores o peores, en lo más profundo, todas las personas son iguales.


   * DESTINOS COMPLEMENTARIOS

         Cada hermano tiene un destino particular. El hermano pequeño, suele coger el destino del mayor por amor a éste, cuando el destino que le ha tocado llevar es duro. Entonces, a veces, el mayor se “salva” y en otras ocasiones, lo llevan los dos.
         La esquizofrenia, suele tocar a uno de los hermanos pequeños. Los gemelos y mellizos, a veces, evitan la esquizofrenia o un trastorno psicótico, llevando uno la energía de perpetrador y otro el de la víctima. En el trastorno bipolar uno asume las dos energías. Algunas parejas de hermanos polarizan en extremo las luces y sombras del árbol genealógico. Lo cual dificulta la buena relación entre ellos y que cada uno tome del otro lo que necesita para suavizar los extremos y hacer más plena su vida, como resolución de la polarización. Esto suele suceder entre hermanos que nacieron uno detrás del otro, sin demasiados años de separación, o entre hermanos gemelos o mellizos. También, los problemas entre hermanos puede representar un conflicto “larvado” entre los padres, y cada uno representa a un sistema familiar.
         La hiperactividad en un hermano, se relaciona con la des-ubicación.
         Si estamos dispuestos a aprender una “lección”, podemos descubrirnos reflejados en el espejo que nos brindan nuestros hermanos y descubrir la profunda similitud que nos une y la extraordinaria diferencia que nos separa.
         En la mayoría de las familias la personalidad de los hermanos sigue caminos tan opuestos como los de un imán. Y esto hace que cuando uno avanza, el otro retrocede.
  •          El trabajo con la propia sombra, constituye una herramienta fundamental de relación con los hermanos. También, cuando un ser humano acepta a los demás y es capaz de valorar e integrar un rasgo ajeno que le resulta poco familiar, se enriquece a si mismo. El aprecio implica reconocer que el otro tiene el mismo valor, aunque sea diferente. Y esa diferencia enriquece la relación. Todo intento de convertir a alguien en algo diferente de lo que es o de asemejarlo más a uno mismo, está abocado al fracaso y destruye la relación.

* ¡TE LLEVO SIEMPRE EN MI CORAZÓN!
         Cuando se da una separación entre los hermanos, por fallecimiento de uno de ellos, es necesario hacer el duelo  para poder seguir viviendo, a pesar de su muerte y permitir que el alma del hermano fallecido siga su camino, sintiéndose libre.
         Una separación implica dolor. ¡El dolor también encierra mucha fuerza!. Un mecanismo muy común para escaparse del dolor es buscar culpables, enfadarse o auto-compadecerse. En estos casos, no se ve al otro, sólo a si mismo. Si el hermano vivo se encierra en su dolor, le hace más difícil a su hermano fallecido seguir su camino hacia la luz.
         Visualiza a tu hermano/a y dile: “Querido hermano/a, te tomo como a mi hermano nº x y tu puedes tomarme como a tu hermano Nº x.  …… Te quise mucho. Gracias por lo que me diste. Me siento culpable de estar vivo y tu muerto…..para que tu muerte no haya sido en vano, voy a sacar provecho de mi vida, en tu memoria……... A partir de hoy y durante un año te voy a enseñar todas las cosas bonitas de mi vida. …. Y después te dejaré marchar……….. ¡Te llevo siempre en mi corazón!.”
         También es válido para aquellos hermanos gemelos o mellizos, que no se desarrollaron durante el embarazo o abortaron de forma natural o provocada, y no llegaron a nacer.
         Un gemelo o mellizo, no puede vivir sin su hermano gemelo o mellizo. El efecto es como el del “primer amor”. Por eso, es necesario hacerle el duelo. Sólo así, uno estará disponible para una relación de pareja.

* REFLEXIONES Y CONCLUSIONES FINALES

  • Las personas se hayan implicadas en dinámicas que las dominan y que ellas no pueden dominar. Detrás de los peores comportamientos actúan fuerzas como la lealtad, la fidelidad y el amor.
  • Escogemos y atraemos a nuestra vida las situaciones que nos permiten reflejar o completar nuestros desequilibrios sistémicos. Por eso, no hay que contemplar las dificultades o problemas que surjan en nuestra vida como castigos o fracasos, sino como retos y oportunidades para sanar aquello que está por cerrar o se cerró mal.

  • Aquello que consideramos lo feliz, frecuentemente es lo cómodo. La grandeza, sin embargo, no se alcanza con el camino cómodo. Las “crisis”, en ocasiones, son necesarias.
  • Sólo de lo imperfecto nace un impulso de crecimiento. Las diferencias, nos enriquecen. Todo intento de convertir la realidad en algo diferente de lo que es o de asemejarlo más a las expectativas de uno, dificulta el crecimiento.

  • El mismo amor que causa el problema, también lleva a la solución. Por tanto, cada persona tiene la fuerza para su problema y para su solución. Es decir, ¡la solución se haya en el alma de cada uno!.
  • De un destino familiar difícil también brotan fuerzas sanadoras que obran para bien.

  • ¡El amor llena, lo que el orden abarca!.
  • ¡El orden es sabiduría y seguirlo humildad!.

  • Heredamos la historia, cultural, social, política y económica,…… y lo que hagamos con ella ¡depende de nosotros!.
  • POR ROCIO DE LA VEGA