martes, 26 de mayo de 2015

DESTINOS PELIGROSOS PARA DAR BESOS








  • Malasia, Indonesia y Dubai; algunos de los destinos para no besarse
  • En algunos lugares, este acto merece cárcel, deportación o simplemente ser visto como un pervertido
CIUDAD DE MÉXICO (20/FEB/2015).- Si te gusta el beso y abrazo probablemente no debas ir. Mereces cárcel, deportación o, simplemente, que seas visto como un pervertido.
Malasia

Este país asiático llama la atención por las famosas Torres Petronas, con sus 452 metros de altura, símbolo de la moderna arquitectura de la capital, Kuala Lumpur. Sin embargo, bajo toda esa modernidad hay un estricto control sobre las muestras de afecto en público, los habitantes no pueden tomarse de la mano ni darse besos en público. Con los turistas son un poco más accesibles, pero cuidado con querer besarte a la francesa porque podrías pasar un romántico tiempo en la cárcel.

Indonesia
Con sus islas exóticas, invita al romance en sus playas casi vírgenes, vegetación exuberante y sabores tropicales. Pero que las apariencias no te engañen, en este país del sudeste asiático con una amplia población musulmana, si una autoridad te ve besándote apasionadamente podrías pasar hasta cinco años en prisión o pagar una multa de 29 mil dólares.


Dubai
Sin duda se ha convertido en la meca del lujo, con grandes complejos que ofrecen lo último y más exclusivo en atracciones. Pero eso no le quita ser un lugar tradicionalista. En 2010 una pareja fue encarcelada y luego deportada por besarse en un restaurante. Además, si vas con tu novia y no están casados, no pueden compartir la habitación de un hotel.

No son amantes del romance
La lista de países que no quieren besucones en sus calles es más grande. De acuerdo con un artículo del dailymai.com.uk, en naciones como China, Singapur y Sri Lanka tampoco es bien visto. Hace algunos años las autoridades de Moscú dieron a conocer que analizaban la posibilidad de prohibir los besos en público con el fin de mantener la moral. Si recordamos, hace algunos años en Guanajuato también se prohibieron, y el “callejón del beso” se quedó sin amantes.

En Estados Unidos, en Halethorpe, Maryland, un beso en público sólo puede durar un segundo, mientras que, en Iowa los hombres con bigote no pueden dar besos en la calle. En ambos casos se exponen a multas o cárcel.